lunes 10 de diciembre de 2018 - Edición Nº991
Primer Argentino » ARGENTINA » 4 dic 2018

Sociedad

Tres secretos del homebanking

Actualmente homebanking permite pagar impuestos, realización plazos fijos y prestamos personales, comprar y vender moneda extranjera, gestionar tarjetas de crédito, débito y cuentas de inversión, entre otras cosas.


Comprar dólares fuera del horario bancario, organizar tus gastos para no llegar justo a fin de mes, sacar plata del cajero sin usar la tarjeta o incorporar asistentes virtuales son operaciones bancarias casi desconocidas, pero que muchos usuarios podrían utilizar a con sólo un click. Desde la computadora o el celular, las actividades financieras virtuales ya están incorporadas a la vida diaria y prevén seguir adelante para terminar con los tradicionales "trámites" en el banco.

En general, el homebanking comenzó como una plataforma de consulta para chequear saldos y movimientos, que luego se transformó en un espacio de múltiples acciones. Actualmente, se ampliaron las operaciones de pagos de impuestos y servicios, realización de distintos modos de inversión, gestión de tarjetas a nuevas opciones que van intentan mejorar la experiencia de los usuarios y hacer foco en nuevas necesidades.

En el Hipotecario, el homebanking comenzó en el 2006 para operaciones de pago de impuestos y servicios mediante la red Link, transferencias, consultas de saldo de cuentas y de tarjetas de crédito, pero requería contar con una tarjeta de débito asociada a una cuenta del banco.

Desde esa entidad bancaria entendieron que se requerían nuevos canales alternativos para el servicio, por lo que realizaron en septiembre una encuesta entre clientes, que distinguió la posibilidad de realizar compra venta de moneda extranjera en horario extendido: se permite de lunes a viernes de 6 a 21 horas, cuando antes sólo eran posibles en horario bancario.

Además, se sumó el consolidado al 31 de diciembre, un listado con el que se puede verificar para la presentación de bienes y cuentas (plazos fijos, saldos en cuentas, entre otras cosas) alcanzados para el pago de impuestos, por ejemplo para Bienes Personales o Ganancias.

En el caso del Galicia, la necesidad original de homebanking surgió para visualizar saldos, movimientos y fechas de vencimiento, pero luego se amplió hacia operaciones monetarias de todo tipo. Coincidieron en la extensión de los plazos para comprar o vender monedas de otros países, también en el horario de 6 a 21 horas.

Otra de las herramientas que se incorporó es un administrador de gastos, que permite conocer cuánto dinero tiene el cliente disponible, los movimientos realizados por categoría (supermercados, impuestos, efectivo) y qué porcentaje del total se lleva cada una de ellas. Lo importante es que la aplicación puede notificar cuando se está por tocar el límite de dinero disponible.

Galicia también sumó la posibilidad de sacar turnos online para operaciones en caja o con ejecutivo de cuentas, donde se coloca la dirección de la sucursal, se brinda un número de turno y se puede ver cuántos clientes hay antes para evitar largas esperas.

Por último, en ese banco la atención también se empezó a hacer a través de modos digitales: por ejemplo, responder consultas vía Whatsapp o con Gala, un asistente virtual que opera con un motor de inteligencia artificial y puede dar algunas respuestas determinadas, por ejemplo, sobre la cotización del dólar, operacionescon tarjetas de crédito, gestión de claves o inversiones. Si Gala no puede responder, redirige las consultas a los canales correspondientes.

En el mismo sentido, desde el Banco Ciudad contaron que en su plataforma su asistente es Alicia, un chatbot para las consultas sobre créditos hipotecarios.

En el Ciudad mencionaron dos operaciones importantes en el homebanking: la opción de generar un "orden de extracción" para tomar dinero sin tarjeta desde un cajero automático. Para esto, se necesita ingresar el numero de documento del destinatario de la orden de extracción y generar una clave Token. En tanto, también se puede pedir el aumento de límite de tarjeta de crédito para aquellos clientes que tengan un aumento de límite preaprobado.

Cómo cuidar el homebanking

La contracara de todos los servicios que ofrece homebaking aparece a la hora del cuidado que requiere el mundo virtual con relación a la información y los movimientos bancarios. De hecho, los bancos alertan sobre algunas problemáticas frecuentes y medidas que hay que tener en cuenta para no sufrir estafas cibernéticas.

Lucas Paus, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica, contó que las problemáticas más usuales son el phishing, donde correos falsos llegan a usuarios, que son redirigidos a paginas apócrifas similares a la del homebanking y se roban las credenciales para generar transferencias cibernéticas; y el malware bancario, que se instala silenciosamente en la computadora y se le piden al usuario contraseñas que no debería pedir el banco.

Por eso, brindó algunas recomendaciones a tener en cuenta: primero, usar antivirus en los dispositivos para no ingresar a un enlace malicioso, chequear que el dominio corresponda al sitio del banco, no ingresar en sitios redireccionados y verificar que el sitio es seguro. Además, no ingresar a homebanking en redes de wifi públicas y chequear los movimientos de forma periódica para detectar cualquier irregularidad.

"Hay bancos que actúan con tarjetas coordenadas o preguntas de seguridad. Los bancos nunca van a pedir toda la tarjeta de coordenadas, así que hay que tener cuidado si un sitio solicita toda la información. No veo descabellado que en un futuro se usen patrones biométricos más allá de las claves", cerró.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias