domingo 21 de julio de 2019 - Edición Nº1214
Primer Argentino » ARGENTINA » 14 mar 2019

Turismo

Las Grutas en 48 horas: aguas cálidas y el boom de turismo

Tienen paisajes paradisíacos y son admiradas en el mundo. En la temporada de verano, muchos turistas se animaron a bañarse en sus aguas cálidas. Una propuesta ideal para disfrutar en dos o tres días.


Una de las sorpresas de la temporada turística veraniega en la Argentina fue el incremento de público que se acercó a disfrutar de las playas de Las Grutas, en Río Negro. Entre fin de año y febrero llegaron más de 320 mil personas. Todo un boom.

El por qué de este estallido es muy simple: los viajeros buscan la belleza de las playas que tienen las aguas más cálidas del país. Un tesoro natural que todavía es desconocido para algunos pero del que se habla en el mundo. Sin ir más lejos, el sitio canadiense FightNetwork confeccionó un ranking de las mejores playas de Sudamérica con la colaboración de periodistas, bloggers, editores y agencias de viaje, y posicionó a Las Grutas como la primera del país. En la lista total quedó en el puesto 33.

Gracias a la belleza del paisaje y las aguas más cálidas del país, Las Grutas de Río Negro son cada vez más elegidas por los turistas. Foto: Fernando de la Orden.

Gracias a la belleza del paisaje y las aguas más cálidas del país, Las Grutas de Río Negro son cada vez más elegidas por los turistas. Foto: Fernando de la Orden.

Sobre la costa del Golfo de San Matías, al este de la provincia de Río Negro, las playas se extienden en el Área Natural Protegida Bahía de San Antonio. Allí se conjuga un paisaje marino soñado con diferentes fenómenos atmosféricos y oceanográficos, que permiten que las aguas ronden los 22 o los 25 grados.

Un recorrido por Las Grutas puede empezar por las playas del centro, animadas y con paradores costeros a lo largo de las diferentes bajadas. Allí se encuentran servicios para disfrutar del día en un ambiente festivo. Hay opciones gastronómicas, entretenimientos, shows musicales, eventos deportivos, clases de gimnasia y deportes náuticos. A la noche, la zona recibe la feria de artesanos y a los artistas callejeros. En el lugar además se hacen las celebraciones de Apertura de Temporada, Año Nuevo y Fiesta del Golfo.

Un recorrido por Las Grutas puede empezar por las playas del centro, animadas y con paradores costeros a lo largo de las diferentes bajadas.
Foto: Fernando de la Orden.

Un recorrido por Las Grutas puede empezar por las playas del centro, animadas y con paradores costeros a lo largo de las diferentes bajadas. Foto: Fernando de la Orden.

Las playas más alejadas brindan tranquilidad y paisajes mágicos. Por ejemplo, la de la Conchilla, que se caracteriza por un cordón de caparazones de bivalvos que la bordean por más de 5 kilómetros. Situada muy cerca de la población de San Antonio Este, sus aguas son muy claras y propician un ambiente de calma. Recientemente se inauguró un área de servicios, que la hace más amigable para los visitantes.

Piedras Coloradas, 5 kilómetros al sur de Las Grutas, también es tranquila. Se accede por un camino de ripio y se la conoce por un color rojizo y grandes médanos. Allí se permite la pesca deportiva y se pueden ver embarcaciones que buscan almejas panopeas, mejillones, cholas y cangrejos. Los turistas pueden practicar snorkeling o sandboard. Esta playa tiene además otra particularidad: es muy visitada por observadores del cielo y estudiosos de las energías y la meditación. También se acercan poetas y artistas que buscan inspiración en el paisaje.

Una opción diferente es La Mar Grande, una playa tranquila, extensa, con amplitud de mareas y ventosa, lo que la hace una de las más elegidas para los que practican kitesurf. El lugar dispone de un pequeño parador con servicios.

Las Grutas también ofrecen playas con menos cantidad de gente como Conchilla, Piedras Coloradas y La Mar Grande.
Foto: Fernando de la Orden

Las Grutas también ofrecen playas con menos cantidad de gente como Conchilla, Piedras Coloradas y La Mar Grande. Foto: Fernando de la Orden

La Rinconada es otra de las playas calmas de Las Grutas. Tiene acantilados y una estructura en la costanera que recuerda el estilo del artista uruguayo Carlos Páez Vilaró. Él visitó el lugar en los años 80 y quedó enamorado. Sus trabajos fueron la inspiración para diseñar las construcciones que rodean el balneario, que recuerdan las paredes blancas de Casapueblo, en Punta Ballena. La Rinconada también es un lugar tradicional de pescadores, que buscan róbalos y pejerreyes.

Justamente, la pesca hace que la comida en Las Grutas sea un placer para los amantes de la gastronomía. Los más destacados de la cocina son los pulpitos, las vieiras, las almejas, el abadejo, el salmón y la merluza, entre otros productos del mar patagónico. Estos pueden degustarse en las recetas tradicionales y también en las propuestas gourmet que ofrecen los restaurantes que se ubican en las callecitas de la localidad. Una característica de estos platos es que se usa aceite de oliva autóctono, elaborado en las plantaciones de Las Grutas y San Antonio, para realzar el sabor de los frutos de mar.

Pero la localidad también ofrece opciones rápidas, con muchos lugares en los que se puede comer pizzas, hamburguesas y delicias locales como los churros. También se destacan los restaurantes que se dedican a las pastas y están ubicados en la zona céntrica. El recorrido por Las Grutas no puede terminar sin disfrutar de alguno de sus deliciosos platos.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias