domingo 08 de diciembre de 2019 - Edición Nº1354
Primer Argentino » ARGENTINA » 28 nov 2019

Sociedad

“¡Ayuda! Hay un compañerito abajo de las ruedas”: el dramático llamado de una de las nenas tras el accidente

Se comunicó cerca de las seis de la mañana con sus padres.


TAGS: ACCIDENTE, RUTA 2

El teléfono sonó pasadas las seis de la mañana. Los padres dormían, después de haber despedido a su hija de once años. La nena viajaba junto a sus compañeros de la Escuela primaria N°41 rumbo a San Clemente del Tuyó para celebrar su viaje de egresados. Sin embargo, el micro que los trasladaba volcó en el kilómetro 142 de la ruta 2. 

Desorientada tras el vuelco, la nena agarró su teléfono celular y llamó a sus padres desde la ruta. “Nos llamó a los gritos, dijo que el conductor se había dormido”, reveló Victoria, su tía. “Pedía que la fuéramos a buscar. Nos dijo que ella estaba bien, que tenía heridas leves, pero que había muchos chicos más graves y que un nene estaba debajo de las ruedas del micro”

La nena les mostró sus heridas para dejarlos tranquilos. “Se le veía el hueso, le dolía la parte cervical y tenía raspones en el rostro. Ahora no sabemos bien dónde está”, advirtió la tía, en diálogo con el canal de noticias TN.

 

Dos de sus compañeras fallecieron en el acto. Muchos de los chicos fueron trasladados de urgencia al hospital de Chascomús. En total, treinta menores fueron internados, tres de ellos en estado de gravedad. Al hospital Lezama ingresaron otros siete menores, uno de ellos muy delicado, y tres mayores de edad. Las dos víctimas confirmadas fueron identificadas como Delfina Del Bianco y Mía Moran, de 11 y 12 años respectivamente.

El chofer se quedó dormido y hay un compañero abajo de las ruedas"

El siniestro ocurrió esta mañana, pasadas las cinco y media. El micro de la empresa Silvicard en el que viajaban 43 chicos de una escuela de Benavídez volcó. El test de alcoholemia dio negativo, aunque los dos choferes permanecen demorados. “El conductor dijo que se le fue el micro”, precisó el fiscal Escoda. El grupo se dirigía a Mundo Marino, el centro acuático de la ciudad de San Clemente. Los acompañaban seis adultos responsables, dos coordinadores y dos choferes, quienes resultaron ilesos.

 

 

Una de las hipótesis que manejaban era que el micro podría haber “mordido” la banquina y luego perder el equilibrio. Los primeros en asistir a las víctimas fueron pasajeros y choferes de un micro que viajaba unos metros atrás. Andrés, conductor y testigo, afirmó que “fue un desastre”, y relató: “Yo venía atrás y vi una polvareda en una curva que no era muy jodida, paramos a cinco meros y bajé para tratar de ayudar a sacar a las criaturas”.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias