domingo 08 de diciembre de 2019 - Edición Nº1354
Primer Argentino » ARGENTINA » 1 dic 2019

Nacionales

Ni a Los Abrojos, ni un departamento en Madrid: por qué Macri y Awada “no dejarán Olivos”

Las fotos de la mudanza de la familia presidencial circularon por las redes. En dónde vivirán tras el paso de mando.


TAGS: MACRI, MUDANZA

Faltan nueve días para que Alberto Fernández asuma la presidencia de la Nación. En los últimos días, la primera dama llevó adelante la fastuosa mudanza del chalet presidencial de Olivos y, de acuerdo a lo que pudo saber BigBang, todo “irá a parar” a Los Abrojos, la quinta privada en la que el todavía presidente pasó la mayor cantidad de fines de semana durante su gestión.

  Ese será, en efecto, el primer “lugar” en el que se instalarán el nueve de diciembre. En efecto y a diferencia de lo que sucedió con Cristina Kirchner –quien fue obligada por una medida cautelar a abandonar la residencia de Olivos a las doce del 10 de diciembre de 2015-, Mauricio Macri y Juliana Awada abandonarán la quinta presidencial el lunes 9 y partirán rumbo a Los Abrojos, ubicado en el partido de Malvinas Argentinas.

 Sin embargo, ese no será el lugar elegido por el actual presidente para vivir durante los próximos cuatro años en los que pretende dar batalla interna y consagrarse como líder de la oposición, pese a no tener ningún cargo en la administración pública. ¿Se instalarán entonces en el lujoso piso ubicado sobre la Avenida del Libertador en el que vivieron hasta el 9 de diciembre del 2015?

Según trascendió, el presidente ya habría alquilado una importante casona ubicada en zona norte. Uno de los primeros rumores aseguraba que se iría a vivir a Vicente López, partido del que es intendente su primo, Jorge Macri. Sin embargo, la propiedad estaría ubicada en el corazón de Olivos, a pocas cuadras de la residencia presidencial.

En efecto, Macri abandonará el Congreso el 10 de diciembre luego de entregarle los atributos presidenciales a Fernández y se recluirá durante el verano en Los Abrojos. Es cierto, el coqueto piso de la Avenida del Libertador –que tras su asunción se lo alquiló al por entonces jefe delos espías Gustavo Arribas- fue vendido en octubre de este año.

 Desde el entorno del presidente saliente advirtieron que tras entregar el poder tiene planificado un viaje “no muy extenso”. Luego, regresará a la política para dar batalla interna y asegurarse la conducción de su partido. La lujosa mansión que alquiló contará, además, con un sector de oficinas que le permitirán continuar con la “rosca” política.



NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias