lunes 06 de abril de 2020 - Edición Nº1474
Primer Argentino » ARGENTINA » 14 oct 2018

Utilización de fondos públicos para satisface

Gustavo Melella buscó frenar las denuncias por acoso sexual

La denuncia de “acoso sexual” que tramita en el Juzgado tienen como eje central la utilización del Intendente de su posición dominante y fondos públicos para satisfacer sus apetencias sexuales. Las denuncias vieron luz en los medios nacionales ya que los locales están en su mayoría coaptados por el Intendente. Habría pruebas de muchos otros casos. El fallido intento de frenar todo.


 

Noticia original: TDF online. Cuando Gustavo Melella fue propuesto como candidato por el entonces Intendente Jorge Martín para sucederlo, la enorme mayoría d ellos riograndense no sabía de quien se trataba. Quedaban 5 meses para las elecciones y la UCR se esforzaba para que su candidato impuesto a dedo sea conocido por la gente. En ese derrotero quedaban menos de un mes para ir a las urnas, se conoció una denuncia por “acoso sexual” a través de un video de un hombre mayor que decía haber sido abusado por Melella.

La inminencia de aquellas elecciones socavó la credibilidad de la denuncia que tiempo después el Juez interviniente Eduardo López la desestimó y el denunciante abandonó la provincia, la UCR denuncio una"campaña sucia"

Aquella primera denuncia por “acoso sexual” fue muy diferente a la realidad de hoy. En la justicia fueguina tramita un expediente con cuatro damnificados y un testigo clave, su chofer y mano derecha que dan fe de las denuncias realizadas.

Además, hasta ahora el propio Melella negó ser candidato a Gobernador, aunque conocida las denuncias y hechas pública por medios nacionales, lo más seguro que suceda es que en las próximas horas presenciemos el lanzamiento de su candidatura provincial como antídoto de las gravísimas denuncias que comienzan a sustanciarse.

Lo cierto es que las denuncias eran esperables. Incluso en el círculo más íntimo del Intendente, la preocupación iba creciendo al ritmo de los rumores. Hay quienes recuerdan la salida del histórico cafetero del despacho del Intendente al comienzo de la gestión municipal, se trata Román Baldomero Estrada, quien en un hecho que se supo en la ciudad, enfrentó al intendente por los mensajes de tono inapropiado que le habría enviado a su celular. Tras buscar asesoramiento con un abogado, finalmente desistió de avanzar con la denuncia. Su familia consiguió empleo en la Municipalidad.

El problema de Melella no es justamente las cuatro víctimas y los testimonios que dan fe de su conducta inapropiada en la Justicia. Su mayor problema es que detrás de esta denuncia se venga una catarata de denunciantes. “Son casi siete años de un comportamiento desenfrenado del Intendente” dijo una fuente municipal a este medio.

Por lo pronto la gravedad de los hechos sucedido en el despacho municipal o en el departamento del propio Intendente, nada tiene que ver con su vida íntima. En todos los casos el común denominador es el uso de su posición dominante como intendente para conseguir satisfacer sus deseos sexuales y en muchos de los casos el pago provendría de los impuestos de los vecinos.

Una fuente calificada le aseguró a este medio que hay por lo menos 10 casos de “abuso sexual” con pruebas de los hechos, dentro de esos casos existen dos periodistas de dos diferentes medios tradicionales que sufrieron el acoso de Melella y guardan celosamente las pruebas.

Tal vez aquella primera denuncia de “acoso sexual” sucedida en año 2012 y desestimada rápidamente por la Justicia fueguina, se haya cometido un grave error.

Por ahora las denuncias realizadas en el juzgado del Dr. Raúl Sahade, titular del Juzgado de Instrucción N.º 2 de Río Grande, se vienen moviendo con una lentitud que llama la atención y que fuera denunciada por uno de los letrados interviniente.

Se trata del letrado “Paco” Gimenez quien solicitó pericias a los teléfonos de Melella y Daldi además de solicitar que lo cite a declarar a este último, pero el juez Sahade inexplicablemente no le hizo lugar a ninguna de esas medidas.

Hay otras denuncias que giran sobre la misma causa y que tiene que ver con la desesperación de la Intendencia por frenar las denuncias ofrecimiento de plata y nombramiento en la municipalidad como monedas de cambio. El propio abogado de las víctimas fue blanco de estos ofrecimientos por parte de unos colegas entre los que se encontraría Juan Ladereche, abogado de Melella fallecido el pasado fin de semana de un infarto y de un Legislador que no trascendió su nombre, aunque se dijo que pertenecería a la banca del partido provincial, el objetivo fue ofrecer “honorarios” a cambio de abandonar el patrocinio de los denunciantes.

Otro que denuncio el intento de frenar todo fue Damián Rivas, uno de los denunciantes que dijo que “Luego de declarar ante la Justicia, fue contactado telefónicamente por Héctor Fabián Daldi, un empleado del Concejo Deliberante, el cual se presentó en mi casa como un emisario del intendente, ofreciéndome dinero y un puesto en planta permanente de la Municipalidad a cambio de retirar la demanda” cosa que no sucedió.

Por lo pronto Melella decidió tomarse unas vacaciones y abandonar la isla vía terrestre dejando un comunicado que busca desacreditar las gravísimas denuncias hechas públicas.

El argumento del municipio es el mismo que se utilizó en la primera denuncia por “acoso sexual” en la campaña anterior, es decir colocar a Melella en el sitial de “victima” y hablar de “operaciones políticas”. Lo cierto es que más allá de la defensa a favor del Intendente esta la realidad que comienza a fluir en los medios de comunicación, por ahora la primicia fue dada en los medios Nacionales, como Infobae y La Nación, allí donde Melella y su gente no puede poner dinero para frenar lo que es un secreto que todo el mundo conoce y nadie se animaba a denunciar.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias