miércoles 03 de junio de 2020 - Edición Nº1532
Primer Argentino » ARGENTINA » 20 may 2020

Provinciales

Desde el CADIC advierten que la plaga de conejos puede provocar la destrucción del ecosistema

Desde el Centro de Investigaciones Científicas, el investigador Adrián Schiavini explicó que la plaga de conejos trae consecuencias en el ecosistema, además de producir riesgos de accidentes en la zona del aeropuerto y diversos costos en la actividad comercial


TAGS: CADIC, CONEJOS, PLAGA

 

Dos asociaciones de defensa de los animales de Ushuaia hicieron una presentación ante la justicia para evitar la erradicación de conejos silvestres que se reproducen en las inmediaciones del CADIC.

Se trata de la Asociación de Funcionarios y Abogados para la Defensa de los Animales (AFADA) y de ARAF (Asociación Amigos del Reino Animal Fueguino, quienes presentaron un recurso de amparo argumentando la “protección de la biodiversidad y la naturaleza de manera integral”.

Pero desde el Centro de Investigaciones Científicas, el investigador Adrián Schiavini explicó que la plaga de conejos trae consecuencias en el ecosistema, además de producir riesgos de accidentes en la zona del aeropuerto y diversos costos en la actividad comercial.

En diálogo con El Diario del Fin del Mundo, la abogada Griselda Engelhard, de AFADA, señaló que “porque entendemos que en el caso de que se lleve a cabo esta matanza o envenenamiento se violarían numerosos derechos y normas como la protección del medio ambiente, el derecho de las personas a gozar de un ambiente sano y equilibrado, la ley de protección de fauna silvestre”.

“Está en debate la salud de los ecosistemas fueguinos y los derechos de la vida de un ser vivo”, dijo Schiavinni, por Radio Provincia Ushuaia.

Según el investigador, “en 2013 se produjo una evaluación en el CADIC donde se resolvió que la presencia del concejo en la pista. El conejo atrae a perros y zorros que entran al aeropuerto y también es comida para algunas aves. La colisión de animales con aviones produce el riesgo de accidentes”.

“Hay que sacar al conejo del aeropuerto, el momento de intervenir cuando algo se expande es cuando está en su etapa inicial, y el conejo es una de las especies invasoras, declarada por organismos mundiales. No existen herramientas para eliminar el conejo en determinadas superficies, como una península, lo mejor es erradicarlo. Hay muchas técnicas, algunas más cruentas que otras, pero es imposible utilizar otras técnicas que no sean letales”, aseguró.

Y agregó: “Un conejo produce alrededor de 10 conejos por mes, en condiciones ambientales óptimas. Los conejos son el alimento de los perros sueltos y todos sabemos cómo es la problemática con los perros. Entonces estamos sosteniendo una plaga tóxica”.

“Entiendo a los sectores que no quieren que ningún animal sufra, pero tiene que entender que hay un montón de otros componentes dentro de un sistema ambiental que no tiene como sobrevivir”, dijo.

“Los que dicen defender los derechos de los animales, deberían entender que deberíamos defender a otros animales”, opinó Schiavinni.

Sobre los planteos para utilizar el conejo como alimento, Schiavinni señaló que “si yo cazo un conejo y se la doy a la gente me estoy sacando de encima una plaga y es un poco insultante. Aparte tienen que pasar por un control sanitario estricto. Además del costo de capturar, porque sale más barato comprar una media res en la carnicería”.

“Tenemos la obligación de defender la integridad del ecosistema. Si no lo hacemos ahora, cuando se escape a la costa del Beagle producirá la destrucción del ecosistema”, aseguró.

 En diálogo con El Diario del Fin del Mundo, la abogada Griselda Engelhard, de AFADA, señaló que “porque entendemos que en el caso de que se lleve a cabo esta matanza o envenenamiento se violarían numerosos derechos y normas como la protección del medio ambiente, el derecho de las personas a gozar de un ambiente sano y equilibrado, la ley de protección de fauna silvestre”.

“Está en debate la salud de los ecosistemas fueguinos y los derechos de la vida de un ser vivo”, dijo Schiavinni, por Radio Provincia Ushuaia.

Según el investigador, “en 2013 se produjo una evaluación en el CADIC donde se resolvió que la presencia del concejo en la pista. El conejo atrae a perros y zorros que entran al aeropuerto y también es comida para algunas aves. La colisión de animales con aviones produce el riesgo de accidentes”.

“Hay que sacar al conejo del aeropuerto, el momento de intervenir cuando algo se expande es cuando está en su etapa inicial, y el conejo es una de las especies invasoras, declarada por organismos mundiales. No existen herramientas para eliminar el conejo en determinadas superficies, como una península, lo mejor es erradicarlo. Hay muchas técnicas, algunas más cruentas que otras, pero es imposible utilizar otras técnicas que no sean letales”, aseguró.

Y agregó: “Un conejo produce alrededor de 10 conejos por mes, en condiciones ambientales óptimas. Los conejos son el alimento de los perros sueltos y todos sabemos cómo es la problemática con los perros. Entonces estamos sosteniendo una plaga tóxica”.

“Entiendo a los sectores que no quieren que ningún animal sufra, pero tiene que entender que hay un montón de otros componentes dentro de un sistema ambiental que no tiene como sobrevivir”, dijo.

“Los que dicen defender los derechos de los animales, deberían entender que deberíamos defender a otros animales”, opinó Schiavinni.

Sobre los planteos para utilizar el conejo como alimento, Schiavinni señaló que “si yo cazo un conejo y se la doy a la gente me estoy sacando de encima una plaga y es un poco insultante. Aparte tienen que pasar por un control sanitario estricto. Además del costo de capturar, porque sale más barato comprar una media res en la carnicería”.

“Tenemos la obligación de defender la integridad del ecosistema. Si no lo hacemos ahora, cuando se escape a la costa del Beagle producirá la destrucción del ecosistema”, aseguró.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias