miércoles 03 de junio de 2020 - Edición Nº1532
Primer Argentino » ARGENTINA » 20 may 2020

Provinciales

Cosecharon hortalizas gigantes en una chacra de Río Grande

Un productor de la Asociación Selk´nam cosechó un repollo de 9 kilos y zanahorias de más de 2 kilos y nabos de más de 5 kilogramos en la "Abuela Julia" de Río Grande. Afirma que los resultados, son consecuencia de una ambientación de la semilla.


Una inusual cosecha fue la que realizó este año el productor de hortalizas Francisco Patita Barría, al recoger de su plantación un repollo de 9 kilogramos, dos zanahorias de más de 2 kilogramos cada una y un nabo de 5 kilogramos.

Las hortalizas fueron producidas en la chacra “Abuela Julia”, ubicada en la Margen Sur, donde Barría produce sus propias semillas, las cuales utilizará en la próxima temporada de huertas.

No es la primera vez que en “Abuela Julia” se obtienen ejemplares de semejantes tamaños. Habitualmente, a esta altura del año, recogen lechugas, repollos, nabos, zanahorias y papas de gran porte, producidas sin la utilización de productos químicos.

El secreto, según Barría, está en el uso de semillas propias, aclimatadas a la zona y seleccionadas de las plantas más verdes y vigorosas de la huerta. “También es importante una buena tierra, con aporte de los nutrientes que las plantas necesitan y el agua justa”, acotó.

La voluminosa cosecha, se conoció a través de las redes sociales, ya que a raíz de la pandemia, los quinteros no han podido exponer sus productos en otros espacios, como la exposición rural o las ferias donde cotidianamente ofrecen sus productos.

Barría explicó que también recogieron un nabo de 7 kilogramos, pero “como se destruyó, no lo trajimos para presentar”. “La semilla de este nabo fue traída de España y con el tiempo se ha ido degenerando porque normalmente, la planta da frutos de medio kilo y a nosotros nos ha dado ejemplares de hasta 8 kilos”.

En cuanto a las zanahorias, el productor explicó que fueron producidas dentro del vivero, “pero las que cosechamos afuera también llegan a pesar un kilo. Hay una diferencia entre las que se producen en interior y exterior, pero eso no quita que sean grandes”

“Lo fundamental es adaptar la semilla” dijo Barría, quien se convirtió en el principal productor de semillas de huerta de la Asociación Selk´nam.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias