lunes 24 de enero de 2022 - Edición Nº2132
Primer Argentino » ARGENTINA » 13 ene 2022

Alerta por 800.000 Mercedes-Benz con riesgo de incendiarse por una falla de fábrica

La marca, que reconoció el problema, no podría afrontar una revisión masiva por falta de autopartes. Los modelos involucrados.


Los llamados a revisión en la industria automotriz son más excepción que regla. De todos modos, no dejan de ser un contratiempo para los clientes, por más que se trate de un mecanismo de resguardo frente a un peligro potencial que tienen los vehículos bajo observación. Mercedes-Benz acaba de lanzar un advertencia masiva frente al riesgo de incendio que tienen varios modelos de su gama por una falla en la bomba de agua.

 

La advertencia realizada por la compañía alemana es para todos los mercados donde tiene presencia en el mundo, ya que comprende a unas 800.000 unidades de diez modelos distintos. Y sucede en un momento complejo, ya que tampoco cuenta con todas las piezas necesarias para reemplazar en cada uno de los vehículos involucrados.

Por ende, y sin una solución a mano para atender a todos los autos que deberían ser llamados a revisión, llegaron a sugerir que minimicen el uso del rodado. Sólo incluye a los que están equipados con motores turbodiésel y que fueron fabricados entre enero de 2017 y octubre de 2021.

El Mercedes-Benz Clase C es uno de los que está observados.

El Mercedes-Benz Clase C es uno de los que está observados.

 

La información, surgida desde Alemania, fue primero publicada por el diario Bild y luego confirmada por la propia compañía, a través de diferentes vertientes. Una vez que se conoció el caso, Mercedes-Benz emitió un comunicado en el que admite la falla aunque evita dar precisiones sobre el número de vehículos involucrados.

 

El riesgo de incendio de los Mercedes-Benz

La bomba de agua es un elemento vital en el funcionamiento de un motor de combustión puesto que se encarga de mantener la circulación del líquido refrigerante por todo el circuito, para de ese modo evitar posibles recalentamientos que dañen en forma parcial o total a los componentes más sensibles.

En este caso en particular, Mercedes-Benz asume que este elemento puede estar defectuoso en algunos casos, lo que puede provocar fugas y aumentar considerablemente el riesgo de incendio.

Un vocero de la marca aludido por el portal Motor1 de España admite que “en este caso, la entrada de refrigerante en el sistema puede dañar varios componentes”. Y especifica: “Si las válvulas de los interruptores eléctricos entran en contacto con el refrigerante, la temperatura de las respectivas piezas puede, en casos aislados, aumentar con el tiempo debido a una reacción electroquímica".

El SUV GLC integra la lista de los modelos con riesgo de fallar.

El SUV GLC integra la lista de los modelos con riesgo de fallar.

 

De acuerdo a lo indicado por el mismo sitio, la automotriz planifica el llamado a revisión de cada uno de esos modelos pero asume que no puede hacerlo de momento porque carece del parque total de autopartes necesario para enmendar la falla en todos los vehículos sospechados. Dijo, en tal sentido, que sus proveedores autopartistas vieron afectada su capacidad de producción en medio de la emergencia sanitaria.

Incluso, en una carta que les envió a los clientes, la marca germana les recomienda que se conduzca el vehículo "con cuidado y se reduzca su uso al mínimo". Además, se pide a los propietarios que ya han sido contactados que hablen con su concesionario más cercano lo antes posible para dejar su auto.

Los modelos afectados por la falla son Clase C (W205), CLS (C257), Clase E (W213d), Clase E Coupé/Cabriolet, Clase G (W463), Clase GLC (C/X253), Clase GLE/GLS (W/X167) y la berlina Clase S (W222 y W223).

Mercedes-Benz Clase G.

Mercedes-Benz Clase G.

 

Según indicó la Autoridad Federal del Transporte por Carretera de Alemania (KBA), sólo en Alemania hay casi 240.000 vehículos afectados, aunque no se brindaron más precisiones.

Así, en la Argentina puede haber unidades involucradas ya que algunas de ellas han sido comercializadas en el tiempo en que se detectó el inconveniente. Uno de los ejemplos es el Clase C.

La crisis en la industria de autopartes tiene su manifestación más grande en la carencia de chips y semiconductores que llevó a reducir la producción de autos en todo el mundo, con pérdidas de ingresos estimadas en 200.000 millones de dólares. Es por ello que también se ha generado una escasez en distintos mercados, donde en los últimos tiempos se generaron listas de espera con meses de demora en la entrega de modelos.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias