miércoles 08 de julio de 2020 - Edición Nº1567
Primer Argentino » ARGENTINA » 5 ene 2020

Sociedad

Accidentes durante las vacaciones: qué hay que llevar siempre y cinco tips para actuar a tiempo

Ante cualquier imprevisto, bien vale estar preparado para actuar rápido.


Las vacaciones, momento donde las actividades al aire libre y los viajes toman preponderancia, también suelen exponer a adultos y niños a imprevistos que pueden derivar en accidentes.   

Así, de la mano del cirujano José Antonio Avila, la Asociación Argentina de Cirugía confeccionó una guía util para prevenir y reaccionar ante incidentes comunes que demandan respuestas inmediatas. 

Accidentes de tránsito

  • Un correcto mantenimiento del medio transporte, respetando las habilitaciones y verificaciones técnicas, es esencial para la prevención al igual que contar con los elementos de sujeción y seguridad obligatorios para los pasajeros según su edad y  tipo de vehículo, como cinturones, cascos, sillas o boosters.
  • Además de instrucciones básicas como el respeto a las normas de tránsito y la prohibición del uso del celular -que eleva hasta un 70% la posibilidad de sufrir accidentes- hay que evitar el transporte de elementos contundentes sueltos en el habitáculo del vehículo.

 

 

  • Es recomendable también llevar en el vehículo un botiquín básico de primeros auxilios con algún antiséptico (iodopovidona, tiomersal o agua oxigenada), vendas, apósitos, tela adhesiva y medicamentos como analgésicos, antipiréticos y antialérgicos.
  • En el caso de accidentes, si hay heridas leves es esencial lavar, desinfectar y cubrir la herida. Cuando las lesiones son de mayor importancia y generan hemorragias luego de contactar al servicio de emergencias, se debe tratar de frenarlas con compresión manual y elevando el miembro afectado. Evitar el uso de torniquetes si no los aplica alguien con entrenamiento en primeros auxilios. Finalmente, si existe fractura, es necesario inmovilizar la zona, y cubrirla si es expuesta. 

Accidentes en el lugar de vacaciones

Traumatismos, heridas cortantes y raspones, introducción de cuerpos extraños en los ojos, quemaduras de sol, intoxicaciones alimentarias y picaduras de insectos son algunos de los imprevistos más comunes durante las vacaciones.

En las quemaduras de primer grado, usualmente causadas por la exposición al sol o por contacto con líquidos calientes, se recomienda aplicar agua fría y suministrar analgésicos. Si la quemadura es extensa o más profunda, acudir a un centro asistencial. En el caso de que aparezcan ampollas, no hay que romperlas ni aplicar ungüentos o remedios caseros.   

Las intoxicaciones alimenticias, que suelen manifestarse con diarrea, malestar estomacal y náuseas, deben tratarse en primera instancia con reposo alimentario y buena hidratación. Si los síntomas no remiten o hay vómitos muy frecuentes, es hora de consultar al médico. Ante la ingestión accidental de químicos, es fundamental no provocar el vómito y recurrir al servicio de emergencias.

La introducción de cuerpos extraños  en los ojos puede solucionarse con un lavado con con agua corriente. Nunca hay que frotarse los ojos para aliviar las molestias y, si persisten, se debe acudir al oftalmólogo.

 

 

En caso de picaduras de arañas o escorpiones, o mordeduras de ofidios, es esencial lavar la zona y acudir de inmediato a la sala de urgencias. Si es posible, es de gran ayuda capturar el espécimen o tomar una foto para identificarlo. 

Asfixias o inmersiones violentas

Una vez realizado el rescate y mientras se aguarda la llegada de personal capacitado, el paciente debe ser colocado de costado o boca abajo. Si hay parada cardiorrespiratoria y está presente en la escena alguien familiarizado con la técnica, se pueden iniciar maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Accidentes por el uso de pirotecnia

Si bien las fiestas de fin de año ya pasaron, la pirotecnica suele también usarse en todo tipo de celebraciones y shows. Lo ideal es, por supuesto, evitar completamente su uso aunque muchas veces eso no depende de nosotros. 

 

Así, en caso de que alguno de estos elementos entre en contacto con la ropa y la prenda fuego, se deben sofocar las llamas envolviendo al accidentado en una manta o haciéndolo rodar por el suelo. Luego, es necesario lavar la zona con agua fría evitando ungüentos caseros o cremas sin prescripción médica. Si la lesión es en el ojo, lavarlo con agua corriente y cubrirlo antes de concurrir a un centro oftalmológico.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias